facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Aunque todos tenemos uno, no es algo que estemos acostumbrados a ver: nuestro cerebro permanece oculto durante nuestra vida, ¡y mejor que así sea! Lo contrario significa que algo malo ha ocurrido.

Pero si eres curioso y te gustaría conocer más sobre cómo es nuestro cerebro, en internet existen muchos recursos que nos ayudan a mirar en el interior de nuestro cráneo más allá de las ilustraciones de los libros y las fotografías. El vídeo que vemos hoy es uno de estos recursos. Es especialmente reseñable porque nos muestra un cerebro “recién salido del horno”, sin haber sido tratado para su conservación aún, por lo que podemos conocer su apariencia tal cual lo tenemos dentro de nuestras cabezas.

el cerebro en vídeo

El vídeo remarca lo delicado que es nuestro órgano. Podemos ver cómo una mínima presión es capaz de deformarlo y nos ayuda a entender por qué cualquier traumatismo puede causar graves daños en él.

El cerebro en vídeo: tu cerebro es más blando que la carne que podemos encontrar en el súper

El diálogo aparece traducido debajo del vídeo:

Los estudiantes suelen pensar que el cerebro tiene la consistencia de una pelota de goma y eso se debe a que en laboratorio empleamos cerebros tratados. En cambio, si eres cirujano, un neurocirujano, pronto te darás cuenta de que el cerebro es muy, muy blando, y mucho más vulnerable que la impresión que obtienes mirando un cerebro tratado. Por esto me gustaría mostrarte un cerebro de 1400 gramos que acaba de ser retirado del cuerpo en una autopsia y que hemos tenido la suerte de poder mostrarte para saber cómo es un cerebro recién separado de su cuerpo. 

Esta es la vista ventral del cerebro y lo que ves son los vasos sanguíneos, esta bonita parte rojiza con una clara leptomeninge* y los vasos sanguíneos discurriendo entre la capa aracnoides y la piamadre. El líquido cerebroespinal ha sido evacuado a través de las cisternas (señala la cisterna interpeduncular) por lo que el espacio subaracnoide ya no es visible a menos que mueva el cerebro, pero es muy, muy blando. Fíjate. Es totalmente moldeable. Su consistencia es mucho más blanda que la de la mayoría de la carne que puedes encontrar en el supermercado. Si lo pellizco puedo dañarlo fácilmente. De hecho, algunos neurocirujanos que emplean en su operación la aspiradora para retirar líquido a veces retiran con ello parte del cerebro.

La cuerda que veis está anudada en torno a la arteria basilar para que el cerebro pueda quedar suspendido en el cubo de formaldehído para desnaturalizar sus proteínas. Si no lo hiciésemos así, el cerebro quedaría en el fondo del cubo y adquiriría su forma. Se comprimiría simplemente por su propio peso. Esto nos ayuda a comprender que una de las funciones del líquido cerebroespinal es servir de “flotador” para el cerebro, de ejercer de cojín dentro de nuestro cráneo.

El cerebelo es directamente visible, la médula espinal, el puente… Aquí puedes ver a la capa aracnoides extenderse en este espacio bajo el cerebro. Los nervios ópticos son evidentes, como los nervios olfativos. Aquí los lóbulos temporales, y aquí los uncus a cada lado.

El tentorium cerebelar* ha sido retirado pero podemos ver aquí una parte por donde discurría. No se ven señales de daño en el borde del tentorium cerebelar. Un bonito espécimen. Desgraciadamente este paciente de cáncer murió debido a las complicaciones de un transplante.

Aquí puedes ver cuán blanda y maleable es la duramadre. Podemos ver entre los hemisferios y ver el cuerpo calloso. Podemos ver también un poco de la arteria cerebral anterior viniendo a la superficie. Esta es la fisura interhemisférica y si le doy la vuelta al cerebro podemos ver el lóbulo occipital. Podemos ver la superficie del cerebelo y aquí hay una pequeña cantidad de sangre que pudimos ver en un escáner cerebral que hicimos al paciente antes de morir.

Si dejo al cerebelo colgar un poco podemos ver mejor la superficie del cerebelo. Lo vuelvo del revés. Vemos las dos arterias vertebrales en la médula, la arteria basilar en el puente que se ramifica en la arteria cerebral posterior justo aquí donde tenemos los pedúnculos cerebrales. Aquí está la cisterna interpeduncular y podemos ver los dos cuerpos mamilares. La gládula pituitaria se sitúa dentrod el cuerpo. Aquí podemos ver la base del cerebro con el nervio óptico, el quiasma óptico y el tracto óptico.

Aquí puedes ver una deformación justo en el lugar por donde he estado sosteniendo el cerebro, solo por sostenerlo por un momento, una depresión causada por mi dedo es claramente visible. Piensa en cuán vulnerable es el cerebro y luego piensa en cuán vulnerable es la médula espinal y en las consecuencias devastadoras de una simple rotura de una vértebra o daño en un disco que pueden causar sobre la médula espinal, que sólo tiene el ancho de uno de estos giros cerebrales.

Estos giros cerebrales son bonitos, no hay mucho espacio entre ellos, pero no se ven especialmente abundantes para un paciente de esta edad.

————————————————————————————————————————————–

La leptomeninge es un espacio muy fino formado por la capa aracnoide y la piamadre que recubre el encéfalo y la médula espinal y lo separa de la duramadre. Duramadre, piamadre y aracnoides componen las llamadas meninges.

El tentorium cerebelar es una parte de la duramadre que separa el cerebro del cerebelo.

Vídeo del canal de Youtube del Instituto del Cerebro de la Universidad de Utah

 

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail