facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

efecto flynn¿Eres más listo que tus padres, que tus abuelos, que tus bisabuelos…? La respuesta que predice el Efecto Flynn es positiva. Este efecto se puede resumir en una breve sentencia: las puntuaciones generacionales medias en Cociente de Inteligencia superan a las de la generación anterior, y así sucesivamente. Pero antes de ver por qué, vamos a plantear una pequeña contradicción: ¿no hablábamos hace unos meses de precisamente lo contrario en “¿El Homo sapiens cada vez es menos inteligente?”?

¿Más o menos inteligentes?

En ”¿El Homo sapiens cada vez es menos inteligente?” se planteaba justamente lo contrario: que nuestra especie está “perdiendo inteligencia”. La respuesta esta vez advenía con forma de gráfico en el que contemplábamos la decreciente capacidad craneal del Homo sapiens a través de las épocas. ¿Significa que el Efecto Flynn del que vamos a hablar y este dato sobre la capacidad craneal es contradictorio? La respuesta es negativa y además interesante, pues sirve muy bien para expresar la dificultad para acotar un término tan científicamente difuso como es la Inteligencia.

efecto flynn

En el post en el que vinculamos la capacidad craneal con la inteligencia lo dejamos claro: no significa que a más capacidad craneal una especie sea más inteligente que otra (basándonos en esto las ballenas serían los seres más inteligentes). Lo que tiene significación es la capacidad craneal en relación con el tamaño del cuerpo: cuanto mayor sea la capacidad craneal en función del tamaño del cuerpo, más inteligencia cabe esperar en la especie. En el ser humano esta relación ha ido decreciendo a lo largo de las diferentes épocas. ¿El motivo? Un entorno de decreciente hostilidad (mejora en el acceso sanitario, alimentación, costumbres, recursos, etc.) en el que “hasta el más tonto” sobrevive. Lo resumimos en una frase: Nuestro ingenio (traducido en instituciones, tecnología, etc.) nos ha permitido necesitar cada vez menos ingenio para vivir.

efecto flynnAhora bien, la capacidad craneal no mide la inteligencia del modo en que se basan las predicciones del Efecto Flynn. De hecho, la capacidad craneal no mide de manera fidedigna la inteligencia individual (un individuo puede tener una cabeza muy grande y no ser más inteligente que otro individuo con un cráneo relativamente pequeño; eso sería pensar un tanto frenológicamente) pero sirve como medida para aproximarse a la inteligencia esperada de una especie en general.

El Efecto Flynn

Como decíamos, el Efecto Flynn es un efecto que predice que las puntuaciones generacionales medias en Cociente de Inteligencia superan a las de la generación anterior, y así sucesivamente.  Es decir: las puntuaciones en los test de inteligencia estandarizados han ido incrementando de manera continua desde que existe registro y de mantera consistente en los países en los que existe registro.

¿Significa esto que puedas jactarte ante tus padres o abuelos de que “eres el más listo de la casa”? Ante todo, debes ser cauto y tomar varias cosas en consideración.

En primer lugar, hay que saber que todavía no existe una definición unánime sobre lo que es ese constructo que conocemos como Inteligencia y que, por ende, las herramientas de que disponemos para medirlo quizás estén midiendo de manera sesgada cuán inteligente es un individuo (¡ni siquiera sabemos bien en qué fijarnos!). ¿El Efecto Flynn refiere a la Inteligencia o a capacidades concretas que influyen en la parte de la inteligencia que miden los tests?

efecto flynnPodemos plantearnos que quizás lo que nos muestra el Efecto Flynn es que están mejorando de generación en generación ciertas habilidades que tienen que ver con la resolución de los tests que tengan que ver sesgadamente con la Inteligencia. Esto puede vincularse con la mejora en el acceso a una educación que vivimos de generación en generación (crucemos los dedos para que esto siga así) y la mejora de ciertas capacidades, debido a ello, que incidan en un mayor éxito a la hora de contestar los tests. Por ejemplo, las habilidades de lectura comprensiva, memoria, capacidad visual, etc; y con una mejora en general del entorno pre-escolar, como puede proporcionar una mayor capacidad de conciliación del horario laboral de los padres para pasar más tiempo productivo con sus hijos pequeños e incluso juguetes más abundantes y mejor diseñados para desarrollar capacidades específicas.

De hecho, algunas críticas a los tests de inteligencia estandarizados los acusan de ser excesivamente simplistas al medir sólo habilidades del tipo matemático, analítico o visoespacial, dejando al margen otros constructos que pueden considerarse tan justamente como parte de la inteligencia como, por ejemplo, las emociones o la creatividad.

efecto flynnEntonces, ¿somos más o menos inteligentes?

Lo que nos dice el Efecto Flynn, pues, es que la inteligencia que miden los tests de inteligencia (sea toda la Inteligencia o sólo una parte) está creciendo. Esto no debe considerarse de manera evolutiva, es decir, el Efecto Flynn no nos está diciendo que el Homo sapiens se esté convirtiendo biológicamente en una especie más  inteligente (lo cual encaja con el dato de la capacidad craneal). No estamos “mutando” ni nos convertimos genéticamente en una especie dotada de un cerebro mejor sino que han mejorado las condiciones para el desarrollo de ciertas capacidades que en generaciones pasadas quedaban eclipsadas debido a dificultades educativas, nutricionales, de acceso a recursos, etc.

De hecho, existen datos que parecen indicar que el Efecto Flynn ha acabado en las naciones más desarrolladas, como si toda la inteligencia que podían extender las condiciones ambientales y culturales hubiese dado completamente de sí; como si hubiéramos “tocado techo”.

Conoce más en: Efecto Flynn y charla TED de James Flynn 

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail