facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Estamos en época de caldos y sopas en este lado del mundo. Las que tomamos para comer están muy buenas y nos calientan, pero hemos de saber que quizás existió hace muchos millones de años la sopa que mejor nos sentó de toda la historia. Estamos hablando de la sopa primitiva o caldo primordial. Así se denomina al líquido en el que se supone que se “cocinó” lo que hoy en día es principio de vida y los científicos que defienden esta hipótesis sobre el comienzo de la vida en la Tierra señalan que debió parecerse bastante al Grand Prismatic Spring del Parque de Yellowstone, aquí presente.

yellowstone-grand-prismatic-spring-yellowstone-national-park-natural-wonders-maravilhas-naturais-48614-900x675 (1)

El líquido que nos vio naces se califica como aquel en el que se compusieron de manera accidental y azarosa las primeras biomoléculas de ARN. Este material sigue hoy en día presente en nuestras células y es necesario para que su “hermano” famoso, el ADN, puede actuar. Se presume que este líquido era rico en compuestos básicos para la vida como el carbono, oxígeno, nitrógeno e hidrógeno y que estuvo expuesto al peculiar “fogón” de rayos ultravioletas y energía eléctrica. 

Lo más curioso, aunque no exento de críticas, es que se ha logrado en laboratorio la formación de moléculas orgánicas a partir de la recreación de las condiciones de aquella sopa primitiva. Se postula que estas moléculas luego fueron arrastradas por lluvia al entorno oceánico, caliente y de oxígeno reducido como la laguna de Yellowstone, donde la vida siguió abriéndose camino.

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail