facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

La evolución humana es un camino largo y del que sólo conocemos unos cuantos tramos. En antroporama comenzamos a describir este camino describiendo al Sahelanthropus tchadensis, el cual ya planteaba desde el inicio una incógnita en la evolución humana: ¿es este el primer miembro de la subtribu hominina, es decir, de la subtribu que comprende nuestro género (Homo)? Todavía no existe consenso para darle una respuesta a esta pregunta.

Hoy vamos a observar toda esta larga carrera de la evolución humana en una sola imagen, una carrera en la que participan todas las especies que postulamos que pertenecen a esta peculiar “competición”, y las vemos a través del tiempo, en concreto, a través de 7 millones de años hasta el presente (P). La longitud de las líneas azules determina aproximadamente el periodo en que vivieron estas especies.

evolución humana

Cabe destacar que todas las especies que aquí aparecen no son eslabones de una misma cadena de la evolución humana. Desgraciadamente, no se sabe con certeza a qué cadena pertenece cada especie ni qué eslabón sigue a qué eslabón. Pero sabemos que todos tenemos algo común, y es la presencia de rasgos que hoy existen en nuestra especie.

Esta peculiar carrera de la evolución humana comienza hace 7 millones de años con el mencionado Sahelanthropus tchadensis y sigue de cerca al Orrorin tugenensis, el cual ya tuvimos oportunidad de conocer. Ambas especies parecen hallarse en una especie de limbo entre subtribus: la panina (la rama de los chimpancés y bonobos, nuestros hermanos supervivientes más próximos) y la hominina (la nuestra). A favor de nuestra rama, el Orrorin tugenensis y el Sahelanthropus tchadensis tienen un principio de bipedalismo (parece que ambas especies podían caminar a dos patas aunque se piensa que su medio natural todavía eran las ramas de los árboles), y alguna que otro detalle en sus dentaduras, pelvis y la posición del foramen magno (el hueco del cráneo por el que “sale” la médula espinal).

Nuestro género, el género Homo, es decir, el que agrupa a todas las especies consideradas humanas que han existido, se considera que apareció en esta carrera de la evolución humana hace unos 2 millones de años con el Homo habilis y Homo rudolfensis. Nos caracteriza, grosso modo, un completo bipedalismo, una posición erguida y la destacable desproporción de nuestro cráneo con respecto al tamaño de nuestro cuerpo (puedes saber más sobre este coeficiente de encefalización en “Las comparaciones son…“), rasgo que parece ser que heredamos del género extinto y que también participa en esta carrera de la evolución humana, el Australopithecus.

Da cierto vértigo sabernos la única especie de nuestro género que ha sobrevivido a esta carrera de la evolución humana (aunque hay teorías y ciertas evidencias que hablan a favor de que alguna de estas especies llegaron a cruzarse con la nuestra), y más aún cuando algunas especies como el Homo neanderthalensis o el Homo floresiensis han andado tan cerca de esta meta llamada presente. Se piensa que estas especies se extinguieron hace “tan sólo” 30.000 y 12.000 años, respectivamente.

Aunque conocemos el resultado (la menos hasta este mismo presente), la carrera de la evolución humana sigue siendo una de las incógnitas más interesantes que nos rodean. ¿Lograremos describir en su totalidad cómo aconteció? ¿Desaparecerán algunas especies de esta carrera? ¿Llegarán nuevas?

Esta imagen está creada a partir de la datación del Smithsonian National Museum of Natural History 

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail