facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Fases del sueño El sueño es una conducta del ser humano que levanta pasiones. Ya sea por las delicias de disfrutarlo o por lo soprendente de su estudio, el sueño es algo que nos gusta a todos.  Debido a esta espectacularidad e interés, vamos a dedicar una pequeña serie de artículos a explorarlo. En este primero descubrirás las fases en que discurre el sueño, en el segundo puedes conocer las funciones del sueño y en el tercero nos detendremos en uno de sus productos más fascinantes: los sueños.

¿Cómo se describen las fases del sueño? Ondas, electricidad y sueño

Fases del sueño

Diferentes tipos de ondas cerebrales que se registran en nuestro cerebro.

Sabemos que el sueño es algo que ocurre en fases y que es algo cíclico. Cada noche, si somos seres humanos sanos, nos subimos a una especie de noria de cinco fases, cada una con sus peculiaridades: las fases 1, 2, 3, 4 y fase REM. Podemos clasificarlas en NO REM (fases 1, 2, 3 y 4) y REM. A su vez, según la sincronización de la actividad eléctrica del cerebro, podemos clasificar las fases NO REM en fases de onda rápida (fases 1 y 2) y fases de onda lenta (3 y 4).

Las fases del sueño se describen normalmente a partir de la actividad del cerebro, y la actividad del cerebro se mide normalmente en los estudios de sueño en base las ondas que desprende su actividad eléctrica (¡porque el cerebro que duerme está lejos de ser un cerebro inactivo!). Los parámetros que interesan de las ondas para el estudios del sueño son su frecuencia (medida en hercios, Hz), es decir, la cantidad de ondas que se registran en un segundo, y su amplitud, es decir, la “altura” que alcanzan esas ondas en función a la intensidad de la señal eléctrica. El aparato que más se utiliza para estos estudios es el electroencefalograma (EEG).

Debemos saber que el tipo de ondas que se registran dependen del tipo de actividad cerebral. Si la actividad del cerebro es desincronizada, es decir, si cada región del cerebro está “yendo a lo suyo”, unas neuronas disparan en un momento, otras en otro, lo cual es normal en vigilia y en alguna fase del sueño, los electrodos del EEG registrarán muchas ondas de escasa amplitud. En cambio, si la actividad del cerebro ha entrado en sincronización, las neuronas están disparando a la vez y al mismo tiempo, por lo que el EEG registra ondas muy amplias de baja frecuencia, lo cual es característico del sueño profundo que experimentamos durante las fases de ondas lentas.

Las fases del sueño

Fases del sueño

Registro de ondas theta

Fase 1

Al poco de echarnos a dormir entramos en la fase 1. Nuestro cerebro poco a poco va descargando su actividad de vigilia y las neuronas comienzan a sincronizar su actividad. Es una transición entre el individuo despierto y dormido que se caracteriza por el cambio de las ondas alfa y beta (muy alta frecuencia) a la emisión de ondas theta de alta frecuencia. A menudo nuestros ojos se abren, pero nuestros párpados pesan. Es en este momento cuando tenemos una característica “cara de tontos”. Es la fase de adormilamiento. Nuestra actividad neuronal está comenzando a sincronizarse.

Fase 2

Fases del sueño

Registro típico de una fase 2 con uno de sus característicos complejos K

Al poco rato, unos 10 minutos, si nada ni nadie se ha interpuesto entre nosotros y el mundo de los sueños, nos adentramos en la fase 2. Esta fase se caracteriza por una actividad neuronal más sincronizada. La lectura que desprende esta fase son ondas theta de baja frecuencia en las que cada minuto aproximadamente aparece una onda delta (alta amplitud) repentina y aislada que se conoce como complejo K o spindles. Estas ondas aisladas son un anuncio de la siguiente fase en donde el sueño comienza a ser más profundo.

Fase 3

Fases del sueño

Onda delta

La fase 3 llega a los 15 minutos aproximadamente, y con ella las fases del sueño de ondas lentas. Esta fase se caracteriza por una transición entre ondas theta de baja frecuencia y delta que llegan a alcanzar una tasa de frecuencia menor de 1 Hz, es decir, menos de una onda cada segundo.

Fase 4

La fase 3 termina en la fase 4 en donde la proporción de ondas delta se vuelve mayoría. Este es el momento más profundo del sueño. Tratar de despertar a alguien que está inmerso en la fase 4 puede volverse todo un esfuerzo.

Fase REM

Fases del sueño

Actividad cerebral en diferentes estados vitales y de sueño.

A los 90 minutos aproximadamente de estar dormidos comienza el sueño REM (puedes ver algunas características de la espectacular fase REM en “Los perros también sueñan“). La actividad eléctrica cambia radicalmente: se pasa de un sueño de ondas lentas y actividad neuronal sincronizada a uno muy desincronizado y paradójico. La lectura eléctrica de la actividad cerebral de la fase REM se parece llamativamente a la lectura eléctrica del cerebro de una persona despierta: ondas alfa y beta. Nuestros ojos comienzan a moverse muy rápido, nuestra respiración y tasa cardiaca se agita pero a la vez nuestros músculos se hayan en una relajación total. Aún así a veces tenemos espasmos en ellos. La fase REM parece todo un trance.

 Una noria particular

Después de la fase REM retornamos a la fase 1. Cada fase REM es una especie de culminación apoteósica del ciclo de sueño. Pero la rueda no pasa siempre por los mismos estadios. Las fases de onda lenta, esto es, las fases 3 y 4 donde ocurre el sueño más profundo, advienen sobretodo durante las primeras horas del sueño. Luego se van perdiendo. El ciclo normal es al menos alcanzar entre dos y tres veces un sueño de ondas lentas. A partir de la quinta hora de sueño aproximadamente no se vuelve a los niveles de actividad y profundidad de la fase 4. Igualmente, cada fase REM se va alargando levemente.

Fases del sueño

Hipnograma. Esta gráfica recoge las fases en de sueño en las que se encuentra el individuo registrado (eje vertical) en cada hora de la noche (eje horizontal). Las “cumbres” marcadas en negro son fases REM.

Lo ideal es despertarnos tras una fase REM para sentirnos descansados y aliviados. Si alguna vez te has despertado en mitad de la noche con una extraña sensación de descanso a pesar de haber dormido muy poco seguramente se deba a que lo has hecho durante una fase REM o inmediatamente después debido a que la actividad cerebral en esta fase es muy similar a la de la vigilia. Pero es un engaño: al poco tiempo te sentirás cansado. Igualmente, si te has despertado “hecho puré”, desorientado y mal descansado probablemente sea porque lo has hecho en una fase de sueño profundo y al cerebro “le cuesta” volver a la actividad cerebral normal de la vigilia.

Conoce más sobre el sueño en “Función del sueño” y “Sueños: ¿qué son y para qué sirven?

Fuente: Fundamentos de fisiología de la conducta. Neil R. Carlson. Ed. Pearson.

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail