facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

gen slc6a4En Antroporama hemos hablado muchas veces de que en el ámbito del comportamiento humano hay que huir casi siempre de los determinismos y de los absolutismos. Somos máquinas muy complejas y somos los seres vivos que más flexibilidad comportamental mostramos, por esto debemos asegurarnos dos veces antes de afirmar cualquier cosa del estilo “el gen X es el gen de la maldad” o “la carencia de Y causa el trastorno Z”.

Nuestro comportamiento, y precisamente por eso es flexible, está determinado por múltiples factores: genética, ambiente, educación, cultura, sociedad, desarrollo, etc. La psicología y la neurociencia se encuentran por ello en medio de un gran problema: si estas ciencias consisten en estudiar al ser humano y sus productos, difícil es en la mayoría de las ocasiones decir que algo que hacemos o algo que somos es fruto de un único factor. Muchas veces nuestros comportamientos necesitan disponer de un material que predispone (genética, circuítos neuronales establecidos durante el desarrollo, etc) y de un ambiente y una historia que faciliten su aparición.

Debemos, pues, hablar casi siempre de “factores que influyen en”. Hoy vamos a ver un ejemplo de estas causas influyentes, en concreto, de la influencia de un gen en nuestro humor. Hablamos del gen SLC6A4 y su relación con la expresión de la ansiedad y del miedo.

¿Qué hace el gen SLC6A4?

gen SLC6A4

Cromosoma 17 humano.

El gen SLC6A4 es uno de nuestros genes situados en el cromosoma 17 en el loci 17q11.1–q12. Su función es la de codificar los transportadores de serotonina (SERT, de Serotoin Transporter), los cuales son un tipo de proteína que se dedican a “reciclar” la serotonina utilizada por las neuronas serotoninérgicas (esto es, las neuronas que emplean la serotonina como neurotransmisor), es decir, como recordarás por “Tus neuronas reciclan“, se dedican a recoger la serotonina “sobrante” de esas neurotransmisiones y llevarlo de vuelta a la neurona que la secretó para su posterior uso.

“Vaya nimiedad”, pensarás, pero lo cierto es que en estos procesos de reciclaje recae buena parte del correcto funcionamiento de tu cuerpo porque aseguran las existencias de neurotransmisores, evitando que haya escasez.

Gen SLC6A4, ansiedad y miedo

El caso es que este gen SLC6A4 es un gen polimórfico. Es decir, grosso modo, es un gen que se presenta en “diversas formas”. En humanos, se ha reportado que el gen SLC6A4 puede presentarse en dos variantes generales: una corta (s) y una larga (l). ¿Y cuál es el resultado de cada uno?

Los portadores del gen SLC6A4 en su variante corta producen menor cantidad de transportadores de serotonina, mientras que los portadores del gen SLC6A4 de su variante larga producen una mayor cantidad de estos. Algunos resultados experimentales indican que la variante corta puede estar vinculada a rasgos ansiosos o neuróticos en la persona. ¿Cómo puede ser?

Ansiedad y amígdala

gen slc6a4El trastorno de ansiedad es un trastorno relativamente común en la población. Todos hemos experimentado ansiedad en algún momento de nuestras vidas, y la ansiedad no es mala per sé aunque se ha granjeado mala fama. El problema con la ansiedad adviene cuando se elicita en exceso y en ocasiones que “no lo merecen”. Así, tenemos personas que pueden manifestar un trastorno de ansiedad precisamente por este exceso, porque presenta respuestas de ansiedad ante problemas que no lo merecen realmente, o al menos en niveles elevados.

La ansiedad podemos definirla como un “miedo a priori”. Se trata de una emoción que se basa en la anticipación de sucesos aversivos y que desata respuestas de centración o de huída ante estímulos negativos que se imaginan o prevén.

La amígdala es la región de nuestro cerebro que tiene mucho que ver con nuestra capacidad de producir emociones. Si recuerdas “Las bases neurofisiológicas de Juan Sin Miedo” y “Lo que ve el miedo“, recordarás que participa en nuestra capacidad de experimentar miedo y ansiedad (que “no es más” que “miedo a priori”) además de en otras emociones como el asco o la ira. A grandes rasgos, la excitación de la amígdala se vincula con estar experimentando tales emociones.

¿Y qué tiene que ver esto con el gen SLC6A4 y sus variantes? La amígdala es una estructura que forma parte de los circuítos serotoninérgicos del cerebro. Es una estructura en la que algunas de sus neuronas emplean serotonina para transmitir señales. Un gen SLC6A4 “deficiente”, esto es, en su variante corta, puede derivar en un exceso de serotonina en esta estructura debido a la escasez de proteínas transportadoras de serotonina.

gen SLC6A4

El grupo experimental que dispone de la variante corta (First Cohort) presenta una mayor activación amigdalina que el grupo con variante larga (Second Cohort).

Si recordamos lo dicho arriba, las proteínas SERT reciclan la serotonina usada en las neurotransmisiones. Una escasez de estas proteínas deriva en una menor eficiencia en este “servicio de basuras” neuronal, por lo que la serotonina se queda “más tiempo del que debe” en el espacio sináptico, excitando de más a la neurona a la que se está transmitiendo información, produciendo un exceso de excitación.

Estudios de laboratorio han captado mediante técnicas de neuroimagen in vivo cómo estímulos que provocan miedo (como caras furiosas) cómo la amígdala de los portadores de la variante corta del gen SLC6A4 se excitaba en mayor nivel que las de los portadores de la variante larga.

Entonces, ¿todos los ansiosos tienen el gen SLC6A4 corto?

La respuesta es no. Experimentos como el que se cita en este artículo permiten establecer una conexión entre la magnitud de la respuesta de miedo/ansiedad y la posesión de la variante corta del gen, pero ello no significa que todos los ansiosos deban portar esta variante o que tener esta variante corta sea condición suficiente para padecer un trastorno de ansiedad. La variante corta del gen SLC6A4 no es condición necesaria ni suficiente que se sepa para el trastorno de ansiedad, pero sí puede comtemplarse como un factor que predispone a padecer trastorno de ansiedad o similares.

Ningún gen es capaz por sí mismo de dominar nuestro comportamiento, aunque suponen, desde luego, un factor de influencia.

 Lee más en “Serotonin Transporter Genetic Variation and the Response of the Human Amygdala“, “SLC6A4 Gene” y “5-HTTLPR

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail