facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

La materia gris es uno de esos conceptos sobre la inteligencia del ser humano que se maneja popularmente. ¿Cuántas veces hemos escuchado eso de que “hay que mover la materia gris” o que “hay que poner en forma la materia gris”, etc? Se usa de manera un tanto abstracta para referir a “la materia pensante” del cerebro. Pues bien, es uno de los conceptos comunes peor usados.

El término materia gris es el que utilizamos en neurociencia y psicología para referir a las agrupaciones de los cuerpos de las neuronas. No es una materia especial del sistema ni la “sustancia pensante”. El sistema nervioso, para desempeñar sus funciones, necesita tanto la sustancia gris como la blanca, que es como se denomina a la agrupación de los axones  y dendritasde las neuronas, es decir, de los “cables” que conectan unas a otras.

En la imagen, la materia gris del encéfalo y parte del tallo cerebral es lo que está rodeado por las líneas rojas.

sustancia gris

1. Corteza cerebral 2. Putamen 3. Globo pálido 4. Núcleo caudado 5. Tálamo 6. Núcleos subtalámicos

Además, cabe añadir que la materia gris no es algo propio del cerebro sino del sistema nervioso. Tenemos materia gris por todas partes: en el cerebro, en la médula espinal, en los ganglios nerviosos… Allá donde tenemos agrupaciones de cuerpos neuronales.

cataMen4

Materia gris (centro) y blanca de la médula espinal.

La materia gris, per sé, no integra ninguna función. Las funciones del sistema nervioso las soportan neuronas que trabajan en conjunto con otras. La materia gris no es una región del cerebro ni una sustancia especial del mismo. El término general “materia gris” simplemente engloba el conjunto de regiones de nuestro sistema nervioso en donde se hallan cuerpos neuronales, cada una formando partes de circuítos que, en conjunto, son el sustrato fisiológico de las diferentes funciones. Pero la materia gris, en conjunto, no se encarga de nada concreto. Es una división visible del sistema nervioso, pero no funcional.

La próxima vez que leamos titulares del estilo “La falta de materia gris provoca…” sabremos rebatirlos y tendremos un motivo por el que pasar página.

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail