facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

250px-Oryctolagus_cuniculus_Tasmania_2

Algunos expertos postulan que los neandertales no eran lo suficientemente inteligentes como para desarrollar técnicas de caza de animales pequeños, y que ello estuvo relacionado con su extinción.

En excavaciones en España y el sur de Francia se han encontrado restos de grandes animales, como ciervos, que fueron presas de hace 30.000 años, fruto de la actividad depredadora de los neandertales. También se han encontrado restos de animales pequeños que datan de 30.000 años hacia nuestra era, de animales más pequeños, como conejos. Esta coincidencia con la fecha de extinción de los neandertales (en torno a al 28.000 a.C) permite postular a los investigadores que los humanos tuvieron más éxito al cazar conejos (abundantes en esta región) y que ello favoreció la supervivencia del Homo Sapiens frente a los neandertales.

No está claro por qué los neandertales tuvieron más problemas con cazar este tipo de animales. Suponen que se debió a su menor capacidad para cooperar con otros miembros del grupo, determinada por el menor tamaño de su encéfalo. Los humanos, además, probablemente fueron capaces de desarrollar trampas  o sacar a los conejos de sus madrigueras utilizando fuego o humo.

Fuente: New Scientist

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail