facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Desde que apareciese por primera vez el término en la obra Robots Universales de Rossum, la palabra robot es algo que ha dado mucho que hablar a quienes se dedican a la ficción, pero también a quienes se dedican a la ciencia. Es indudable que nuestras capacidades tecnológicas crecen a un ritmo asombroso, por lo que no es nada descabellado pensar en que seremos capaces de crear robots capaces de recrearnos de una manera completamente fiel. Ya hay corrientes filosóficas como el transhumanismo que exploran las consecuencias positivas y negativas de dar el paso de no “conformarnos” con recrearnos en los robots y mejorarnos a nosotros mismos a través de la tecnología y eliminar del todo los aspectos negativos de la existencia: dolor, sufrimiento, envejecimiento, enfermedad…

Aunque aún queda mucho camino por recorrer en esto de crear humanos artificiales gracias a la tecnología, hay corporaciones que galopan más que caminar por esta senda. Boston Dynamics es la creadora de PETMAN y Atlas. Ambos robots antropomorfos están impulsados por iniciativas gubernamentales estadounidenses y a día de hoy podemos considerarlos los robots que más fielmente recrean nuestros movimientos gracias a esqueletos y musculatura artificial que imitan a la nuestra.

PETMAN está ideado (aunque cueste creer que esta compleja maquinaria tiene un fin tan limitado) para testar trajes de protección contra agentes químicos. El robot es capaz de recrear la mayoría de nuestros movimientos, de encontrar el equilibrio, saltar, correr, subir escaleras, caminar por terrenos difíciles y un largo etcétera. Destaca también su capacidad para recrear un “ambiente humano” dentro del traje controlando parámetros como la humedad a través de la transpiración y la temperatura.

Atlas, en cambio, está ideado para la acción. Está mejor preparado para moverse en terrenos escarpados y salvar obstáculos como podemos ver en el vídeo. Sus manos articuladas están preparadas para manejar herramientas de la misma manera que las usaría un humano. Está pensado como unidad de intervención en catástrofes.

PETMAN y Atlas son robots que imitan nuestra forma y movimientos pero, por el momento no tienen integrado ningún sistema que les hagan capaces de pensar, planear, imaginar, hablar, sentir, etc. Existen otros robots diseñados para simular estas otras capacidades nuestras que descubriremos en próximos posts.

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail