facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

vida¿Qué es la vida? Esta es, quizás, una de las preguntas más veces planteada a lo largo de la historia del ser humano (aunque, curiosamente, no sea una de las búsquedas que jamás haya liderado el ránking de cosas más buscadas en el medio on-line). Es la pregunta que ha guiado y motivado en muchas ocasiones el afán de conocimiento de nuestra especie y la que se sitúa en lo más alto del pódium de las Grandes Cuestiones Humanas. Seguramente, tú mismo te lo hayas preguntado alguna vez. De hecho, si has llegado a este artículo es porque muy probablemente te lo hayas cuestionado y esa duda te haya hecho teclear la pregunta en Google.

¿El problema? Que podemos “atacar” la pregunta desde múltiples perspectivas. Desde una perspectiva filosófica o religiosa, tratamos de comprender el propósito de la vida; desde una perspectiva física y química, tratamos de comprender a los elementos y leyes universales que soportan la vida; desde una perspectiva psicológica, tratamos de comprender la conciencia de esa vida. Pero si hay una ciencia cuyo objeto es concretamente lo vivo, esa es la Biología. Con ella, tratamos de comprender qué separa lo vivo de lo inerte.

vidaLo que vamos a hacer aquí es exponer y describir someramente los conceptos necesarios para empezar a comprender lo que supone la vida. ¡Ojalá pudiéramos describirla por completo!

Qué define la vida: los seis principios de la Biología

Aunque, como hemos visto, la definición de vida puede ser contemplada desde múltiples perspectivas, la Ciencia de la Vida tiene algo que decir al respecto. ¿Qué es la vida según la Biología? ¿Qué tiene que ocurrir en lo que abarca un concepto para que este sea contemplado como definitorio de algo vivo? Los biólogos nos señalan seis variables en que fijarnos para separar lo vivo de lo inerte:

  1. Orden: las moléculas que conforman a los seres vivos se ordenan en una serie de estructuras concretas.
  2. Reproducción: los seres vivos tienen la capacidad de multiplicarse. Esto no implica, por ejemplo, que el que no se reproduce no es un ser vivo, o que los estériles no son seres vivos. La reproducción implica la existencia de unas estructuras preparadas para ello (en nuestro caso, los órganos reproductores), sean funcionales o no.
  3. Desarrollo: los organismos vivos tienen la capacidad de cambiar sus propias estructuras en otra nuevas marcadas por la heredabilidad.
  4. Energía: los seres vivos necesitan tomar energía de su ambiente y transformarla para soportar sus propios procesos.
  5. Respuesta a estímulos: los seres vivos responden a cambios en su ambiente.
  6. Adapación: los seres vivos cambian de modo que, por su interacción con el entorno, quedan mejor preparados para enfrentar esas condiciones en que cambiaron.

vidaHemos de tener en cuenta que los anteriores puntos pueden estar presentes en entes inertes, pero si todos se dan juntos en un mismo ser (conformando un organismo), entonces estamos ante una forma de vida.

¿Qué es vida en este planeta?

Por lo que conocemos de nuestra existencia en este planeta (¿quién sabe si encontraremos algo en el espacio que haga cambiar esta concepción?), la vida puede adoptar una serie de formas determinadas y “compartimentadas” denominadas especies. Las especies (lee más sobre el proceso que nos convierte en especie en “Especiación: el proceso que nos hizo humanos“) son formas de vida únicamente capaces de reproducirse entre individuos de esa misma forma de vida para crear formas de vida genéticamente similares. Estas especies, a su vez, son agrupadas en reinos, que en este planeta son seis: plantas, animales, hongos, bacterias, archaea y protista. Estos reinos en la taxonomía de la vida abarcan todo lo que está vivo en este planeta.

Un debate importante existe en torno a los virus. Los virus son, grosso modo, fragmentos de código de ADN y ARN  (sí, esas moléculas presentes en todas las células de los seres vivos) capaces de infectar el código de otras células, replicarse, desarrollarse, reproducirse, etc, siguiendo así los seis principios de la biología que separan lo vivo de lo inerte. ¿Deben considerarse los virus como formas de vida, aunque una forma singular? Una parte de la Biología así los considera, pero de una forma diferente: como formas de vida no celulares. Así, los virus conformarían un dominio propio en la taxonomía de los seres vivos al margen del dominio de los seres vivos celulares (los arriba mencionados).

¿Qué proceso separa la vida de lo inerte?

vidaPuede dar cierto vértigo pararse a imaginar cómo debió de ser ese momento planetario y universal en que se concentraron en un punto concreto las condiciones necesarias para formar vida, esto es, un organismo, esto es, un ser estructuralmente ordenado, capaz de reproducirse, adaptarse, mantenerse, responder, etc. Este proceso, el surgimiento de lo vivo a partir de lo inerte de manera natural, se denomina abiogénesis.

La abiogénesis que tratamos de comprender, como la vida que sabemos definir, se “reduce” a la que acaeció en nuestro planeta. En la actualidad todavía no disponemos de una teoría plenamente convincente sobre cómo la vida surgió en este planeta; ni mucho menos nos atrevemos a conocer cómo la vida surgió en el universo (si es que acaso existe en más porciones de éste).

Por supuesto, el origen de la vida es un proceso ampliamente estudiado y existen algunas teorías que tratan de explicarlo. Entre ellas, por ejemplo, la cada vez menos evidente Teoría de la Sopa Primitiva o la Teoría de las Fuentes Hidrotermales del Origen de la Vida.

¿Cuál fue la primera forma de vida?

Llegados a este punto, lo natural resulta preguntarse cómo fue la primera forma de vida de este planeta, es decir, cuál fue el resultado de esa abiogénesis terrestre que cumplía los principios de la vida y que, siguiendo la Teoría de la Evolución, dio lugar al rico conjunto de especies y reinos que conforman y han conformado la historia de la vida en la Tierra.

Debido a que aún no hemos logrado comprender la abiogénesis o proceso de surgimiento de la vida, aún no somos capaces de formarnos una idea completamente clara de cómo fue ese ancestro primigenio y común; pero sí somos capaces de conocerlo por un nombre, LUCA (de las siglas Last Universal Common Ancestor), y de situar su nacimiento en el tiempo hace unos 3.500 millones de años.

vidaTambién los biólogos se lanzan a describirlo someramente. Se postula, como es de esperar, que se trataba de una única célula, y, puesto que se trató de una primigenia forma de vida, que ya debía disponer de código genético (moléculas de ADN o ARN) capaz de sintetizar proteínas. También que, como nuestras células actuales, los procesos de LUCA necesitaban de energía y que ésta la obtenía a partir de la misma molécula que dota de energía a nuestras células en la actualidad (el Adenosín Trifosfato).

Lee más en “What are the Properties of Life?

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail