facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Sabemos que estamos en buenos años: actualmente hay en marcha muchos grandes proyectos de investigación del cerebro, entre ellos el Blue Brain Project. Una de las pretensiones de este proyecto europeo es hacer ingeniería inversa en el cerebro mamífero, es decir, descubrir su “tecnología” a través de un profundo examen de su estructura, funciones y operaciones, y lograr recrear de manera lo más próxima posible a la realidad su funcionamiento y construir un simulador del mismo. Poco a poco los científicos del Blue Brain Project van adquiriendo resultados. Gracias a cálculos de supercomputadoras que manejan datos biológicos, químicos y fisiológicos de una red virtual de 12.000 neuronas vamos a poder ver el siguiente vídeo: una simulación de cómo la actividad conjunta de estas células crea ondas cerebrales.

Por supuesto, en nuestro cerebro, ni las neuronas ni las ondas se ven de colores. Esa “niebla” de color que se forma a raíz de la actividad de las neuronas es la onda cerebral (lee más sobre ellas en “¿Qué significan las ondas gamma cerebrales?“) y su color indica su amplitud: a mayor número de neuronas disparando en un momento, mayor amplitud (color rojo). La cantidad de veces que aparece y desaparecen esas nubecillas de colores indica la frecuencia de las ondas.

Gracias a estas simulaciones podremos estudiar in vivo cómo cambios en la química o en la fisiología pueden afectar al funcionamiento del cerebro observándolos a través del tipo de ondas que se forman.

Lee más en “Neural Simulations Hint at the Origin of Brain Waves

 

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail