facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

alma2Una de las características del ser humano es su capacidad para reflexionar sobre su propia identidad y la existencia. Hoy, aprovechando esa capacidad, vamos a jugar a un juego muy interesante. Se llama “Staying Alive” y es un test elaborado por Philosophersnet para evaluar la concepción propia que tenemos de qué es ser nosotros mismos, es decir, qué entendemos por ser uno mismo.

Esto se trata de una traducción del test original. Si prefieres hacerlo en inglés, entra aquí.

PRESENTACIÓN

El objetivo del juego es permanecer vivo. ¿Qué es para ti estar vivo?

Hay tres rondas. En cada ronda se te presentará un escenario y tendrás dos opciones para elegir. Las decisiones que hagas determinarán si sigues vivo o pereces. Deberás basar tus decisiones en nada más que tu deseo de seguir existiendo. Cada escenario es presentado tal y como es. La situación es tal cual se describe, no hay trucos y no debes preocuparte por otros “y si…”. Al final de juego, descubrirás si sigues vivo o no.

Si estás listo, continua.

ESCENARIO 1: LA ELECCIÓN DEL TRANSPORTADOR

Has sido elegido para una importante misión a Marte. No puedes elegir no ir, tienes que ir. Pero puedes elegir el medio de transporte,

Un método es la teletransportación. Entrarás en un escaner en la Tierra que destruirá tu cerebro y cuerpo pero grabará el exacto estado de tus células. Esta información será transmitida a un replicador en Marte. Viajando a la velocidad de la luz, tardarás tres minutos en llegar a Marte. El replicador creará, a partir de nueva materia, un cerebro y un cuerpo exactamente como el tuyo. La persona en Marte será como tú, pensará como tú y será indistinguible de ti. Sentirá como si hubiese dormido en la Tierra y despertado en Marte. Este método es 100% seguro.

La otra opción es ir en nave espacial. Esta opción es muy arriesgada y hay 50% de probabilidad de que la nave no complete el viaje y mueras en el trayecto. Pero si lo haces con éxito, tu cuerpo y tu cerebro no habrán sido destruidos como plantea el método anterior.

Debes elegir la opción con la que creas que tienes más posibilidades de sobrevivir.

a) Llévame al teletransporte b) La nave espacial es para mi

ESCENARIO 2: LA ELECCIÓN DE MEMORIA

Enhorabuena, el viaje ha sido un éxito. Pero la vida en Marte no es un lecho de rosas. De hecho, dos extraños virus han evolucionado en este planeta y están causando muchos problemas. El primero destruye partes del cuerpo. Afortunadamente, la ciencia médica está muy evolucionada también y la gente puede obtener órganos artificiales cuando es requerido. Has sido infectado por este virus. De hecho, casi todo tu cuerpo está ahora hecho de partes artificiales.

No obstante, existe un segundo virus que ataca el cerebro. Es particularmente molesto porque no destruye exactamente el cerebro sino que reconfigura las vías neurales, dando lugar a pérdidas de memoria y cambios en la personalidad. Una persona infectada por este virus era una estrella del rock, pero ahora no puede recordar nada de cómo suenan sus propias canciones. Al menos, se ha vuelto bueno en matemáticas. ¡Este es un virus muy raro!

Nos entristece decirte que también te ha infectado este virus. Los médicos pueden combatirlo reemplazando partes de tu cerebro con avanzados chips de silicona. En tu caso, deberían reemplazar prácticamente tu cerebro por completo. Las pruebas muestran que el resultado preservará por completo tus memorias, personalidad, planes, creencias, etc, y podrías tener una vida perfectamente normal.

Las alternativas son sucumbir al virus con su consecuente pérdida de memoria y de personalidad o reemplazar las partes por los chips de silicona. Debes escoger la opción que te suponga mayor probabilidad de sobrevivir:

a) Los chips de silicona son para mi b) ¡Deja que el virus actúe!

ESCENARIO 3: LA ELECCIÓN DE REENCARNACIÓN

Aunque parezca extraño, se ha descubierto que la reencarnación es un hecho. Parece ser que hay algo inmaterial (llamémoslo alma) en los seres humanos. En la muerte, este alma abandona el cuerpo y ocupa el cuerpo de un recién nacido, animal o humano. No se lleva memorias con él, por supuesto; ¡si fuese así, hubiésemos sabido lo de la reencarnación mucho antes! Se piensa que tiene un cierto efecto que determina el caracter de uno, pero dada la evidencia de la fuerte influencia de genes y entorno, este efecto será relativamente pequeño.

Más extraño que la reencarnación es el hecho de que parece ser que este alma muere si es almacenada en congelación más de una semana.

Estos dos hechos son importantes para la elección que tienes que hacer. Estás muy enfermo, pero los científicos casi han encontrado la cura para la enfermedad que tienes. Además han desarrollado una técnica para congelar a los humanos, permitiéndoles, al ser revividos, volver con sus memorias y personalidad intactas. Tienes dos opciones:

La primera opción es dejar que la enfermedad haga lo que debe. Tu cuerpo morirá, pero tu alma vivirá. La segunda opción es congelarte y esperar a que encuentren la cura. Destruirá tu alma y la cura tendrá sólo un 30% de probabilidades de éxito. Es decir, tienes un 70% de probabilidad de que la cura no funcione.

Debes escoger la opción que te asegure la mayor oportunidad de sobrevivir.

a) ¡Deja morir a mi cuerpo! b) ¡Congélame ahora mismo!

Y ahora, el momento de la verdad: ¿Estás vivo?

  • AAA. Según tus dos primeras respuestas, tú estás vivo mientras exista continuidad psicológica (pensamientos, memorias, personalidad, etc.). Da igual tu cuerpo. Pero, según tu tercera respuesta, la continuidad psicológica está basada en el concepto de alma. Sin tu alma, no eres tú.
  • BBB. La continuidad de tu cuerpo es básica para considerarte vivo. Estás vivo mientras sobreviva tu cuerpo, aunque pierdas tus memorias, pensamientos y personalidad.
  • AAB. Te sitúas en la corriente denominada reduccionismo psicológico. Tú estás vivo mientras sobrevivan tu personalidad, memoria, pensamientos como un conjunto; y este  no están en el alma ni en el cuerpo sino que tú eres tu sensación de ser tú mismo.
  • ABB. Estas opciones son poco consistentes y no encajan en ninguna concepción. ¿Seguro que has contestado con sinceridad?
  • BAB. Tu perspectiva entra en la corriente denominada reduccionismo psicológico, como AAB, pero parece que has tomado un riesgo innecesario al escoger la nave si luego te daba igual que partes de tu cerebro fuesen reemplazadas por chips de silicona. ¡Te habría dado igual tomar el teletransporte!
  • BAA. Parece que tu conflicto está en dónde, para ti, existe el alma, si en la continuidad del cuerpo o en la continuidad psicológica.
  • BBA. Tu concepción de la existencia es un alma que habita un cuerpo de manera continua. El alma pertenece al cuerpo y si el cuerpo se destruye, el alma desaparece con él. No puede sobrevivir si falta partes físicas de ti o si implantan tus pensamientos en un robot.

Con este divertido test puedes comprender por qué ciertos conceptos que hemos tratado o vayamos a tratar en antroporama chocan más o menos con tu concepción de la existencia. Lo que la neurociencia y la psicología nos han permitido entender sobre el ser humano hasta la fecha es que cada individuo es, básicamente, una configuración determinada de una red neuronal. Un cambio en ella o en el entorno que provoque un cambio en su funcionamiento hace cambiar nuestra personalidad, humor, etc. ¿A partir de qué punto dejamos de ser nosotros mismos?

 

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail