facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

¿Dónde está la longevidad? No nos engañemos: no podemos encontrarla en un único sitio, pero la buscamos incansablemente. La longevidad no depende de un único gen; ni siquiera depende únicamente de los genes. No obstante, parte de la longevidad parece depender de ello. Aquí nos referimos a una nueva pista hallada. Empecemos por el principio.

Los cromosomas son esas formaciones del núcleo de nuestras células que “contienen” el ADN. El ADN es la molécula que incluye los genes y las “instrucciones” para que funcionen. Los genes son unidades de información biológica en forma de nucleótidos cuyo “código” permite la síntesis de otras moléculas: todas aquellas que nos forman.

Tras este breve repaso a estos complicados conceptos vamos a fijarnos en un lugar concreto de un cromosoma concreto: el lugar (o “loci”) 9p21.3 del cromosoma 9 del ser humano.

longevidad

En muchos locis de los cromosomas podemos encontrar variaciones genéticas entre individuos de una misma especie, es decir, yo en mi loci 9p21.3 puedo tener el gen que corresponde a ese lugar diferente al tuyo, por ejemplo, yo lo puedo tener “configurado” como G/C y tú como G/G. Esto es lo que se conoce como polimorfismo genético.

Pues bien, este concreto 9p21.3 y su gen rs1333049 (G/G) parece estar vinculado, al menos en el sur de Europa (se ha comprobado en la población Española e Italiana), con la extrema longevidad.

Anteriormente se sabía que el gen rs1333049 “configurado en modo GC” estaba vinculado a ciertas enfermedades cardiovasculares y otros trastornos asociados con la vejez. En una reciente investigación se ha comprobado que este mismo gen “configurado en modo” GG está presente en mayor frecuencia en la población extremamente longeva. Es decir, en la población longeva es mucho más raro encontrar el gen GC vinculado con problemas típicos de la vejez.

Este estudio no ha podido aclarar cómo el genotipo GG afecta a la salud, pero al menos ya sabemos otro lugar en donde fijar nuestros ojos para buscar la longevidad.

Debe quedar clara una última cosa: disponer de este genotipo GG no asegura la longevidad o superar la barrera de los 100 años. El estudio habla de una mayor frecuencia de aparición del genotipo GG en los extremadamente longevos, pero no en todos. Tampoco lo anterior significa que disponer del genotipo GC impida superar la barrera de los 100 años. Son genes, no determinaciones.

Lee más en “The rs1333049 polymorphism on locus 9p21.3 and extreme longevity in Spanish and Japanese cohorts“.

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail